Cómo Evitar perder la pierna diabética

pierna diabética

Según los especialistas en estética dental de institut autrán cualquier persona que en algún momento haya tenido un nivel de azúcar en sangre por encima del normal, ha experimentado el  riesgo de complicaciones de la extremidad inferior. Es tan sencillo y complicado a la vez de saber que en algún momento tuviste elevado el azúcar y eso te hace vulnerable y te pone en alerta por posible pérdida del pie.

Consejos Para Tratar Una Pierna Diabética

Las personas con diabetes  sea en cualquier edad, tienen de inmediato el riesgo de la temible pierna diabética. Es tan simple como tener en cuenta que si te han dicho que estás aunque sea cerca de padecer la enfermedad o ya has caído en ella, debes empezar a trabajar en tus pies.

pierna con diabetesOtra cosa que te debes meter en la cabeza, es que no todas las personas que tienen diabetes, están en peligro de perder su pie o pierna. El riesgo puede existir, pero que este se llegue a suceder, no siempre es una seguridad. Así que es una buena noticia.

Entre los cuidados que debes tener es hacer controles todos los días en tus extremidades. La revisión debe ser exhaustiva, ver cada parte del pie incluidos los pliegues, sino puedes ver bien, usa un espejo, o mejor aún, pide ayuda a alguien para que te haga la inspección.

Una vez estés en el análisis, verifica si hay cambios en la forma o color de los pies, además de lo que puedas experimentar a través de los sentidos como el dolor.  Si vez algo que te haga sospechar de una pierna diabética, consulta al médico.

Situaciones Que Se Pueden Presentar con una Pierna Diabética

Si durante la inspección reparas en que el pie ha cambiado de forma, esto puede deberse a una fractura ósea y puede ser un llamado de alarma. Sin embargo, hay otras fracturas causadas por el estrés que no son evidentes, aunque si se siente dolor, hay morados o hinchazón, son síntomas del daño y ameritan consulta.

Uno de los aspectos característicos y de alarma frente a una posible pierna diabética es el color del pie. Cuando esta se ve renegrida o con un color morado, es indispensable consultar. Se suma a esto, situaciones como la pérdida de pelo.

Cualquier cosa fuera de lo común que se vea o sienta es trascendental al momento de hacer revisión y verificar si se está en riesgo de perder un pie o no a causa de una lesión en una persona que padece diabetes. En ese orden de ideas cualquier contusión por pequeña que sea debe ser registrada.

La inspección no puede ser tomada a las ligera y puede incluso tardar más de una hora, pues también se debe incluir un análisis sobre la sensibilidad. La pérdida de sensibilidad es también otro síntoma de riesgo de pérdida de miembro por diabetes.

Dentro de la prueba de sensibilidad se revisa tanto la manera en que se determina el tacto y las temperaturas. Para tacto se puede usar una pluma y para el calor o frío, se puede usar el agua y primero hacer una prueba con la mano para tener un comparativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *